Av. Irrigación 144, Col. Alfredo Vázquez Bonfil
Celaya, Gto., México
Tel: (461) 61 257 16

triangle

Editorial
Junio 2016

Mtro. Juan Francisco Novoa Acosta[1]

nafrco@gmail.com

La revista Episteme abre su número 5 con buen paso, acogiendo cada vez más el interés de quienes están comprometidos por la difusión de investigaciones, saberes y conocimientos que reflejan en este caso a una revista que se va posicionando mejor. El proyecto Episteme se fortifica lento pero firmemente, de tal modo que los alcances propuestos en su origen no han dejado de ser ambiciosos, su espectro se va ampliando a medida su espacio exige que miradas externas lo volteen a ver como una buena opción tanto de publicación como de lectura. Sin embargo en esta ocasión las miradas internas han suscitado un reclamo del espacio de la revista para formar parte de su cuerpo. Una peculiaridad tiene por tanto Episteme 5: que los artículos todos, los que a continuación se presentarán, son de autores adscritos a esta universidad.

 

En el “Nacionalismo en el contexto internacional a finales del siglo XX. Notas en torno al pensamiento de Eric Hobsbawm, Camarena, a través de la mirada de este historiador en su libro Historia del siglo XX: 1914-1991, pretende mostrar no solamente los fundamentos de las ideologías del socialismo y capitalismo que dieron rumbo a las circunstancias económico-políticas del mundo hoy, sino compartir algunas críticas sobre ellas, pertinentes para comprender una época por demás densa. ¿Qué es lo que dichas ideologías alimentaron? La configuración del nacionalismo del siglo XX con el que la posición de lo que se conoce como Estado-nación, cada vez se diluye más. El móvil que orientó ese despliegue se sitúa en lo que Hobsbawm llama “revolución cultural y social.” ¿Qué explica esto? ¿Qué elementos jugaron un papel decisivo para que el mundo haya llegado al punto en el que se encuentra? Esta y otras interrogantes son necesarias tenerlas en cuenta para discutir con las ideas que Camarena comparte.

En otro orden de ideas dirigido a la cultura como proceso que refleja el quehacer del hombre, proceso que puede ser modificado de acuerdo a la solvencia de sus necesidades, junto con las imperantes condiciones del entorno, Reséndiz plantea que todo ello tiene que confluir para aportar a un dinamismo cultural  que no puede darse sin interacciones entre la naturaleza y lo humano, sólo que en ello la educación juega un factor crucial y decisivo. Escribe, con base en E. Durkheim, que la educación posee una fuerza influyente para la estimulación y desarrollo de los estados físico, intelectual, psicológico y moral del hombre. Si de algún modo se puede decir que la educación continúa con esa pauta, Reséndiz apunta que se ha dejado de lado la formación de sujetos críticos, reflexivos, interesados en investigar, toda vez que sin esos ingredientes se ve difícil cómo la educación contribuya al fomento de la innovación. Bajo el título “Educación e innovación” Reséndiz ofrece, pues, algunas rutas que hacen repensar sobre cómo transitar por el camino que va en dirección a la innovación educativa.

 

Ahora bien, con la intención de deleitar a los lectores con las respuestas que ofrecen unos niños, a partir de la información recogida en uno de los ítems de una prueba denominada CREA que mide la creatividad de los sujetos, Malanca pone a disposición un artículo que titula “Maravilla infantil en un mundo tan difícil” como resultado de una lectoría de tesis que le fue encomendada. La contextualización del instrumento de la prueba permite identificar una medida eficiente de la creatividad si bien es cierto, no así englobar el difícil terreno que comprende una medición de esa naturaleza, situación que es reconocida por sus creadores tal como lo señala Malanca. En otros términos, la autora de este artículo invita a leer la tesis “Relaciones sociales y desarrollo del pensamiento creativo en niños del preescolar Pasitos de colores, Celaya, Gto.” con el cometido de ensayar una respuesta a la siguiente interrogante dirigida especialmente a los estudiantes de psicología: ¿podrían hacer una aproximación a la identificación de la creatividad de estos niños basándose en los criterios que se han reproducido?

 

Desde otro ángulo, gracias a una propuesta de la Mtra. Malanca en una reunión académica de la Licenciatura en Psicología, se intentó reactivar la actividad conocida como “Taller integrador,” una práctica vieja en la institución cuando la Licenciatura en Educación Plan 94 tenía vida.  Sobre ello habla Mendoza quien comparte en su escrito “El taller integrador en la Licenciatura de Psicología Educativa,” la puesta en marcha de dicho Taller, ceñida a las necesidades de la licenciatura que coordina. La consistencia del trabajo que presenta aquí radica en mostrar algunas de las respuestas que los estudiantes ofrecieron a ciertos cuestionamientos que comprendía la actividad, así como el punto de vista de algunos maestros sobre el desempeño de los estudiantes durante los ciclos 2013 y 2014 y acto seguido comunicar las acciones que se generaron. No está de más que los estudiantes de psicología se den un chance para darle una leída pues no pueden sustraerse al conjunto de experiencias que ahí se narran.

 

Finalmente, se encontrarán dos artículos que con el mismo título desarrollan Heredia y Navarro: “Implicaciones académicas en el aula al asumir el derecho a la educación desde una perspectiva de equidad e inclusión educativa.” Son dos formas distintas de abordar una problemática.  La de Heredia parte de la idea de “educación para todos” si de consolidar una sociedad democrática e incluyente se tratara, para luego abrir una discusión dirigida al escenario educativo mexicano, mostrando un panorama que, como se sabe desde hace tiempo, no es alentador, dado que en sus ejes rectores el escenario mantiene una visión democrática de la educación. ¿Qué significa esto? Heredia lo ensaya a través de llamar la atención sobre el desarrollo de una cultura y política inclusiva que perfile nuevas prácticas psicopedagógicas. Navarro por su parte, hace incidir su mirada directamente sobre la necesidad de debatir la inclusión educativa en el marco de la realidad del estado de Guanajuato, guiándose con la siguiente premisa: “si la educación puede contribuir a la igualdad de oportunidades y por consiguiente los jóvenes puedan insertarse en el mercado laboral, entonces  se requiere de mínima equidad social.” Premisa que obliga a pensar en marejadas de política educativa más bien excluyente, que impacta en sectores sociales marginados con la intencionalidad de reafirmarlos en esa condición. ¿Qué debe suponer la educación inclusiva fuera del alcance de un rostro que quiere dibujarse exclusivo? ¿Qué rutas habría que proyectar para atenuar una situación alarmante en el estado de Guanajuato de desigualdad social? Vale la pena adentrarse a la lectura de estas líneas que el autor pone al alcance porque interpelan; vale la pena leer estas líneas todas que los autores comparten porque invitan a pronunciarse, a levantar la voz y tomar la pluma.

[1] Maestro en Filosofía. Coordinador de Licenciatura en Intervención Educativa y docente de la Unidad 112 UPN, Celaya, Guanajuato.